Introducción

EL INICIADO. Los signos de un obrero hermético.

Rata 1.- ¿Sabes? No sé cuanto tiempo voy a soportar esta situación...este señor se queda casi todas las noches trabajando... ¡es insoportable! después del ruido que hacen con la reforma todo el día, ¡así no hay quien duerma!

Rata 2.- Ya te he dicho que si utilizas tapones ni te enteras... pero sigue con tu cabezonería...

Rata 1- Y yo te he dicho que no me quedo tranquila...¿Y si nos descubren durmiendo?

Rata2.- pues dormiremos por turnos, ¿te parece?...por cierto, me he enterado de cómo se llama nuestro misterioso insomne...y algo de su inverosímil historia...

Rata 1.- ¿¿Ah si?? ¡cuenta cuenta...!

Rata 2.- Pues al parecer se llama Joan Mateo, y se dedica a la construcción desde hace muchos años, pero aunque cueste creerlo, comenzó en el gremio estando al frente de una gran empresa familiar llamada Construcciones Mateo, ¿te suena de algo?,

Rata 1.- ¡Uy! ¡Claro que me suena! ¡Raro era el sitio donde no se pudieran ver aquellos almanaques tan horrendos! Decían incluso que era una de las empresas más fuertes del sector inmobiliario, ¿verdad?

Rata 2.- ¡Así es amiguita!, ¡veo que cuando quieres eres más espabilada de lo que parece...!

La empresa familiar Construcciones Mateo dejó un buen número de calendarios en toda la costa del mediterráneo, era como un imperio; pero todo eso quedó atrás para nuestro sigiloso insomne...

Rata 1.- Ya veo, pero si gozaba de un puesto tan privilegiado...¿cómo es posible que ahora se dedique a la albañilería?. No me lo digas, la empresa quebró, se vino abajo con la crisis y el gafitas se agarró a los restos del naufragio para seguir a flote...

Rata 2- Qué lista eres... pero aunque pudiera ser lo más lógico, ¡te equivocas! ¡cambió de cargo por voluntad propia! Pues por lo visto decidió buscar el anonimato de un humilde y anónimo albañil vocacional.

Rata 1.- Estás de broma...

Rata 2.- ¡En absoluto! Su historia roza lo inverosímil, lo sé, pero no podrás encontrar en su carrera profesional una evolución con la que acotar cualquier expectativa lógica. ¡Como tú cuando comes el postre antes que la comida!

Rata 1.- ¿Comida? ¿postre? Vas a ir ahora de sibarita comiendo menú del día en el restaurante de enfrente no? No me hagas reír...

Rata 2.- Su “caída” no tuvo que ver con ninguna circunstancia externa a él: sino que vino provocada por una pulsión de corte introspectivo e incluso existencial.

Rata 1.-Oooh... ¡existencial? ¡Que profundo! ¿Por eso se vino a trabajar al sótano?

Rata 2.- ¡Pues algo tiene que ver! Por lo visto hay gente que necesita llegar al fondo de cualquier asunto para encontrar el sentido de cualquier tema... construirlo desde cero, y llevar a cabo lo simbólico y lo material al mismo tiempo... es así como recondujo su vida desde y hacia el anonimato, buscando desempeñar un silencioso cargo de peón de obra, pero en otra empresa mucho más pequeña y verdaderamente “familiar”. Dicha empresa se dedica a realizar pequeños trabajos de reforma, con pocos trabajadores pero eficientes, como habrás visto.

Rata 1.- ¿¿Y por eso llamaron a esta empresa para la reforma de este antiguo aljibe??

Rata 2.- Pues supongo... pero volviendo a nuestro personaje... Joan Mateo guarda tras de sí algunos misterios difíciles de desvelar para los humanos, sus escasos amigos poco saben de su vida privada, y todos creen que guarda una doble vida mucho más intrigante de lo que Joan Mateo cuenta. Eso tú y yo lo sabemos, verdad? ¿No te has fijado en todas esas construcciones y experimentos que lleva a cabo cuando todos se van?

Rata 1.- Desde luego... como para no darme cuenta, esto parece el laboratorio de un profesor chiflado...

Rata 2.- No tan chiflado, amiga. Estamos ante un individuo de grandes ambiciones, aunque pueda parecer todo lo contrario... Joan tan sólo hace visible una pequeña parte de sí mismo, de sus sueños y temores. Como la punta de un iceberg que ni siquiera parece corresponder con el frío entorno donde se encuentra. En la sombra de Joan puede estar comprimida la pasión hacia el conocimiento más oculto, al que sólo un reducido número de personas ha tenido acceso. Lo que es seguro es que nuestro personaje esconde una parte preñada de curiosidad y pasión por la transmutación de la materia y el mismo “espíritu”, “la quinta-esencia”, el “opus magnun”... todas esas cosas que lo enclavan en el camino de una búsqueda constante...

Rata 1.- Hablando de búsqueda, ¿has visto mi trozo de queso? ¡Llevo días buscándolo y temo que este aspirante a alquimista se lo haya tragado!

José Luis Serzo

Madrid agosto 2016

Derechos Reservados © 2014 - José Luis Serzo