Serzo en Just Madrid 2014

Valora este artículo
(1 Voto)

«EL SUEÑO DEL REY (de la República)»
La muestra de dibujos que José Luis Serzo presenta en JustMadrid es el comienzo de una nueva serie que llevará por título El sueño del rey (de la república). Ésta se verá complementada con la intervención que en esos mismos días podrá verse en el Museo Nacional de Artes Decorativas durante la exposición «Objetos de deseo», comisariada por Carlos Delgado Mayordomo.
Como viene siendo habitual en el trabajo de Serzo, el mundo del subconsciente representa para el artista ese gran "monstruo" al que enfrentarse, pero también ese gran amante, con el que se siente cómodo jugando a descubrir sus límites, recorriendo sus infinitos recovecos.
El autor es consciente de que en el tránsito por lo "desconocido", uno puede crecer y aprender de si mismo de un modo revelador.  Por lo tanto, en esta ocasión y como ya ha hecho en otras anteriores, los sueños serán ese misterioso "otro lado", los cuales funcionan como vehículo catártico para revelar los deseos más ocultos de su protagonista.
El sueño del rey (de la república) narra la historia de un rey -anónimo- que de un tiempo a esta parte tiene sueños que le inquietan; en ellos él mismo se ve como un pastor, como un hombre libre en plena comunión con su ganado y con la naturaleza. Es así como nuestro protagonista se da cuenta de que realmente sueña con ser "otro", un "otro" mucho más fiel a si mismo, más auténtico, verdadero y libre.  Nuestro rey sueña con ser dueño de su vida y su destino; sueña con liberarse de unas pesadas cadenas de oro, que aunque puedan aparentar una inmensa belleza, le privan de la suya interior...
 
 
JESUS ZURITA-  Los dibujos realizados para este proyecto no se han realizado como una serie. Han sido planteados para que funcionen autónomamente, a modo de pura resonancia, de especia o aroma: el sentido de lo definitivo, de lo irrevocable.
Observemos cada escena como la receptora de unas decisiones y unos hechos sin vuelta atrás posible; sus protagonistas ya sólo pueden esperar su sino en soledad, pasado el ahogo de las esperas, de las posibilidades. Nótese el acento en lo desesperanzado y crepuscular a mayor deleite de usted, querido diletante, en busca de su cansada atención siempre atenta a la miseria y a lo mórbido. Recordemos que los licores saben mejor cuando sabemos de una masacre. El círculo de la sangre.

Derechos Reservados © 2014 - José Luis Serzo